Riesgos y problemas con el empleo de la sosa cáustica

El hidróxido de sodio, también conocido como sosa cáustica, es un producto muy popular en cuanto a su uso para destapar cañerías y desagües, así como otros problemas que ocurren en vuestra casa, así las cosas, la mala manipulación de este ácido (porque es un ácido potente) pueden acarrear problemas e inconvenientes con vuestra salud, ya que no todo lo que brilla es oro, la popularidad que se ha ganado este compuesto químico radica en sus propiedades de ácido altamente corrosivo, puesto que puede afectar en su composición física (puede deshacer) muchos elementos de forma muy sencilla, tanto residuos de origen orgánico, como de origen sintético.

Si leéis los beneficios de la sosa cáustica, podréis pensar que es la solución perfecta para las averías y obstrucciones de vuestras cañerías, ya que, por ser un ácido, disolverá el causante de vuestros problemas de trancas en vuestros drenajes y cañerías, pero, como hemos dicho anteriormente, es su acidez su principal problema, y no su solución final. Su ventaja, es su desgracia, triste, pero cierto, así que mucho cuidado con este compuesto químico.

Como es sabido, la sosa caustica, o hidróxido de sodio es un ácido altamente efectivo de tal manera que podréis llegar al punto de destrozar e inutilizar las cañerías que precisamente estáis intentando reparar o destapar, materiales como el aluminio, que si se usan altas concentraciones de este compuesto químico en tuberías aluminizadas, acaban por fracturarse, lo que conlleva a la madre de los problemas, ya que por buscar una solución, terminasteis ganando un gran problema, puesto que si vuestras cañerías son destruidas por la sosa cáustica, tendréis que reemplazarlas, lo que conlleva en gastos innecesarios de tranquilidad, tiempo y dinero.

Empleo de la sosa cáustica (hidróxido de sodio) en el ámbito industrial

Se emplea en la creación de jabones, lava platos, lava vajillas, entre otros, así como también en la fabricación de papel. A nivel casero, el hidróxido de sodio se utiliza para destapar los drenajes y tuberías de cocinas y cuartos de baño, pese a que su uso se ha vuelto popular en teoría, lo cierto es que no se debe manejar esta sustancia a lo loco, ya que podría causar más problemas que soluciones, no solo problemas en drenajes, sino en la salud de las personas, por lo que si no tenéis ni idea de cómo manipular ácidos, o no tenéis el equipamiento y herramientas necesarias, os imploramos que os abstengáis de usar este compuesto químico en vuestras casas.

El hidróxido de sodio (sosa cáustica), culpable de obstrucciones en las cañerías

Así como lo estáis leyendo, parece una total ironía, pero en ocasiones, utilizar un ácido para remover trancas en los drenajes o cañerías lo que hace es robustecer la obstrucción, ya que si se usa frecuentemente y sin control, dentro de las tuberías se puede desarrollar un fenómeno químico entre la sosa cáustica y las cañerías, este fenómeno se llama cristalización, es un fenómeno mediante el cual, la sosa cáustica se va solidificando en las paredes de las cañerías, lo que, con el tiempo os va a salir peor la inversión en este compuesto químico, puesto que hará todo lo contrario a destapar.

Ya solo tenéis que estar resignado a una sola posible salida; tendréis que llamar sí o sí a los expertos en la materia, a los fontaneros profesionales, ya que os harán un buen servicio, cabe destacar que para facilitarles el trabajo a estos profesionales, deberán tener toda la información posible de los elementos que estuvisteis utilizando para destapar vuestras cañerías, esto con el fin de optimizar el trabajo del fontanero.

Testimonios en favor y en contra de la sosa cáustica abundan por el internet, pero, al ser una fuente consultada por todos, pierde mucho la objetividad, más aún si son páginas web sin ningún tipo de reglas y de buena reputación, podríais ser víctima del internet, y tomar decisiones incorrectas con respecto al uso de este ácido.

Implicaciones negativas para vuestra salud en el caso de tener contacto con el hidróxido de hierro

Al ser un ácido altamente corrosivo, la sosa cáustica es potencialmente peligrosa para las personas, si el contacto es directo, podréis sufrir de corrosión y quemaduras en la piel que tuvo contacto con el ácido, además de que pueden afectar órganos sensibles como los ojos, lo más peligroso es ingerirla, ya que puede quemar y corroer vuestros órganos internos, que no pueden contener tal efecto del ácido, lo que provocará gigantescas hemorragias internas y por último, la muerte. Así que en este post tenéis una balanza lo bastante inclinada a una tendencia que parece obvia: bajo ningún concepto manipules hidróxido de sodio (sosa cáustica9 ni ningún otro ácido si no sabéis manipularlos y no contáis con un equipo de protección mínimo, la vida es muy preciada como para nadar arriesgándola sólo por una obstrucción de una que otra cañería y por ahorrar dinero para no llamar a profesionales, pensad con buena cabeza y tomad una sabia decisión, los profesionales de la fontanería existen por algo, y es para solucionaros vuestros problemas. No dudéis en llamar a desatascos Chapineria baratos.